Presidente

009_MG__4073_W

En la sesión solemne de apertura del año judicial 2015, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, propuso al más alto tribunal de la República declarase en defensa de la soberanía, la paz del país y en contra de cualquier intento de golpe de Estado o de destrucción de la constitucionalidad y la democracia en Venezuela.

Delante de los magistrados el jefe de Estado aseveró que debe erigirse como una defensa activa. “Así lo creo: una defensa viva para acompañar a nuestro pueblo”, expresó.

Este planteamiento fue recibido por los presentes con una gran aprobación expresada mediante aplausos.

El mandatario venezolano recordó que desde el pasado 2014 se ha pretendido desde el exterior dictar justicia y sentencias, por encima del Poder Judicial y de la Constitución.

“Ustedes han visto casos emblemáticos de líderes del fascismo y la ultraderecha venezolana, que están siendo juzgados con su debido proceso y todas sus garantías constitucionales, como debe ser, por el único poder que lo puede hacer: el Poder Judicial de Venezuela, de acuerdo con nuestra Constitución”, ilustró el jefe de Estado.

004_MG__7192_W

Argumentó que “no es el New York Times, el que dicta sentencia interna en Venezuela sobre casos de justicia”, ni son “de forma indebida ningún gobierno del mundo el que se abrogue el derecho de decir quién es inocente y quién es culpable; o se abrogue el derecho de defender a quienes desconocen el Estado de derecho y se plantearon destruirlo el año pasado”.

En su calidad de jefe de Estado, Maduro refirió que reconoce la firmeza ética e institucional de los jueces y juezas de la Patria, a quienes llamó a tener la mayor entereza y compromiso, en defensa de la constitucionalidad. “Sólo a través de la justicia se logrará la paz verdadera, que no haya impunidad, ya basta de impunidad”.

Rememoró que recientemente, en una conversación privada sostenida en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada en Costa Rica, señalaba a “alguien y le decía: pobre del país que renuncie al derecho a hacer justicia y proteger a su pueblo, frente a quienes lo atacan, amenazan y vienen con la tradición de imponer la impunidad, cuando antes eran poder en Venezuela”.

Se preguntó: “¿Quién juzgó a los responsables de los asesinatos del 27 y 28 de febrero de 1989, en aquella época? ¿Quién investigó la vida, la desaparición y las torturas de decenas de miles de jóvenes? ¿Quién lo castigó en la década de los sesenta, setenta, ochenta, noventa? Prácticamente nadie”.

Manifestó que eso “es el reflejo de la tradición burguesa de abuso del poder para luego exigir impunidad. Es la misma lógica, juezas y jueces valientes. Si nosotros sucumbiéramos a la lógica de la impunidad y de la injusticia burguesa, estaríamos negando a la propia República su derecho a existir y ser”.

014_MG__7610_W

Por ello, el presidente Maduro afirmó ante la concurrencia que en “manos de ustedes está la posibilidad de una República robusta, justa y en paz”.

Coincidió con el balance que ofreció minutos antes la magistrada Gladys Gutiérrez, quien recordó la forma como el Poder Judicial ha actuado, ajustado a la Constitución.

Para las batallas que están por venir –dijo el presidente Nicolás Maduro– solicito que el Poder Judicial también actúe de esa manera y siga protegiendo a nuestro pueblo de quienes lo atacan, quieren destruir la vida en sociedad y echar por tierra la democracia venezolana y su Constitución.

Es necesario dictamen frente a pretendidas sanciones de EEUU

Asimismo, el jefe de Estado consideró que es “necesario un dictamen, una opinión, una orientación nacional del máximo tribunal de la República, en relación a las pretendidas sanciones legales aprobadas en el Congreso de Estados Unidos.

“Pregunto: ¿Tiene jurisdicción en Venezuela para dictar leyes el Congreso de Estados Unidos? Es importante preguntárselo, porque hay quienes dicen que sí e instan a que Estados Unidos y su Congreso aprueben leyes que sancionen y persigan a Venezuela, como han perseguido a nuestra hermana Cuba durante cincuenta y seis años”.

“¡Somos libres!”, se escuchó al fondo del discurso del mandatario nacional.

Indicó que este debate, con ribetes políticos, éticos, filosóficos, espirituales e históricos, posee también matices jurisdiccionales; razón por la que asomó que sería muy bueno arrancar un debate nacional encabezado por el TSJ, “en el que emita opinión, sentencia y el sentimiento constitucional legal, en el marco de las leyes internacionales, el derecho internacional y llevemos esas sentencias al debate de las comunas, consejos comunales, las fábricas, universidades, cuarteles, unidades militares, academias y despertemos la conciencia nacional en defensa de la soberanía”.

Insistió en no dejar que un “imperio que nos ha tenido en la vista a todos nosotros (latinoamericanos y caribeños), ha intrigado y ha odiado la doctrina de Bolívar, durante 200 años, no dejemos se crea con el derecho a sancionar y amenazar a la Patria de Bolívar”.

“Un Poder Judicial antiimperialista necesita esta hora de Venezuela, que se ponga al frente de la soberanía nacional, de la independencia”, reiteró el jefe de Estado venezolano.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.