Noticias

7.Ene.2014 / 08:15 am / Haga un comentario

SemillasEl proyecto de ley de semillas ha sido debatido ampliamente por colectivos y productores del país antes de ser presentada a consideración de los diputados en primera discusión de la plenaria de la Asamblea Nacional (AN), informó el coordinador de la subcomisión de Desarrollo Agrolaimentario del Parlamento, José Ureña.

“En esos debates las organizaciones sociales, ambientalistas y productores estuvieron de acuerdo con esa exposición de motivos”, destacó el parlamentario socialista, miembro de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la AN.

Si es aprobada en primera discusión en plenaria, luego vendrían el debate y el parlamentarismo de calle, que son las consultas populares que definen los detalles y el articulado final de toda ley, explicó Ureña.

El anteproyecto establece una prohibición expresa del uso de transgénicos para la producción de alimentos en el país, ratificó el diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), por lo que no hay razón para postergar su discusión.

“El artículo 5 dice: …queda prohibida la producción, importación, comercialización, distribución y uso de semillas transgénicas, es categórico; segundo hay participación popular y no puede haber registro del genoma vivo (patente por una variedad de semilla)”, detalló.

Además, agregó, es una propuesta de ley que impide la creación de patentes “Es antipatente de acuerdo con el artículo 127 de la Constitución que establece: “El Estado protegerá el ambiente y la diversidad biológica, los recursos genéticos…. El genoma de los seres vivos no podrá ser patentado”.

PARTICIPACIÓN POPULAR

Ureña aseguró que otra de las bondades del instrumento legal es la participación popular establecida en los artículos 56, 65, 68, 69 y 70 de la propuesta. “De manera directa incentiva la participación de los consejos de campesinos, las redes de productores libres y asociados que conjuntamente con el Estado garantizarán la participación de pequeños y medianos productores en las decisiones de la producción de semillas”, apuntó.

Este nuevo instrumento legal sustituirá a la Ley de Semillas, Productos para la Producción Animal e Insumos Biológicos, vigente desde octubre de 2002; la nueva consta de 12 capítulos y 89 artículos.

El diputado indicó que este nuevo instrumento busca incentivar la producción nacional de semillas, en especial de las variedades que existen en el campo venezolano. La propuesta contiene un capítulo referido a la semilla campesina.

“Hay variedades en los campos venezolanos que seguramente muchos no han visto, como maíz negro, habas, el quinchoncho. Eso hay que registrarlo, mantener un banco, para lo cual se crea el Instituto Nacional de la Semilla”, añadió.

Adelantó que entre las funciones de esta nueva institución está la del fomento de la producción interna; también serviría para identificar y alertar ante la entrada de transgénicos en el país.

“Tiene que tener laboratorios bien calificados para poder determinar cuándo una semilla es transgénica, pero la otra cosa que hará será la de definir cuánta semilla hay que importar, porque existe producción nacional y es necesario ahorrar divisas”, recalcó.

BALANCE 2013

El parlamentario hizo un recuento de los avances del proyecto de ley de semillas durante el año 2013; lo consideró un logro legislativo de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico -que preside el diputado Ricardo Sanguino- y, por supuesto, de la subcomisión que coordina.

Aseguró que en los debates del instrumento legal con los colectivos se insistió en que las premisas se fundamenten en preceptos constitucionales como el artículo 305 que indica: “El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población…”

También se basa en la Ley del Plan de la Patria. Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019, en su primer objetivo histórico: “Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la Independencia Nacional”.

Igualmente, en su objetivo nacional 1.4: “Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo”. Contempla el mandato del objetivo histórico número 5: “Preservación de la vida en el planeta”.

Son legados que dejó de “manera clara nuestro comandante eterno, Hugo Rafael Chávez Frías, quien se había pronunciado de manera indirecta en contra del uso de transgénicos en el país”.

Este ha sido resultado de un trabajo que se comenzó en mayo de 2012. Además de los encuentros con colectivos, investigaciones y estudio de experiencias en otros países, se realizaron 14 reuniones de trabajo para darle forma al instrumento legal, destacó.

NO SE PRODUCEN NI IMPORTAN ORGANISMOS MODIFICADOS

El diputado José Ureña aseguró que el Gobierno Bolivariano apoya el desarrollo científico y tecnológico, pero rechaza categóricamente el uso de los organismos transgénicos.

“El país no importa semillas transgénicas de ningún país; al contrario, se está estimulando el uso de semillas producidas en el país, tanto de cereales como de hortalizas y leguminosas”, puntualizó.

Mediante Agropatria “se está garantizando el suministro de las necesidades de los productores de semillas, como paso importante para alcanzar la soberanía agroalimentaria”, recalcó.

Tomada de: Correo del Orinoco

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.