Noticias

15.Ene.2014 / 01:13 pm / Haga un comentario

NP12El presidente de la Misión Negra Hipólita, Walter Gavidia, informó que dentro del reimpulso de este programa social esperan para este año que pase a un estadio superior con la implementación de un mecanismo jurídico que conlleve a profundizar las atenciones, optimizar las comunidades terapéuticas socialistas (CTS) “y así superar el tema de la situación de calle de muchos compatriotas en un tiempo de dos años”.

En entrevista a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) indicó que hay una figura jurídica utilizada por los gobiernos en casos puntuales que se conoce como medida de protección, como ocurre con los niños en situación de vulnerabilidad.

No obstante, “muchos de los compatriotas en situación de calle son adultos mayores o jóvenes que también son muy vulnerables por haber perdido familias y la forma de convivir, todo esto vinculado con las adicciones. Es un tema de seguridad de Estado y de salud pública. Por eso considero que hay que trabajar en el instrumento idóneo que selle el compromiso por escrito por parte del ciudadano a trabajar en su recuperación por lo menos durante un año y el Estado pase a ser su tutor“, explica.

Para que esta expectativa se cumpla, Gavidia resaltó que a la par proyectan mejorar las condiciones de las CTS.

Mantienen conversaciones con especialistas de la misión, como psiquiatras, sociólogos, psicólogos, entre otros, para trabajar con sus sugerencias y esperan contar con la asesoria jurídica de constitucionalistas, abogados y demás expertos en la materia, para tener resultados concretos en corto tiempo.

Captación y triaje

La Misión Negra Hipólita asumió el reto de tenderle una mano a personas en situación de calle el 14 de enero de 2006. El abordaje es integral. Comienza con la captación del ciudadano en situación de calle, quien luego es llevado a la comunidad terapéutica para que comience el proceso de identificación de valores y normas que le permitan ir reconociéndose, rehabilitándose y, posteriormente, pueda reinsertarse en la sociedad, con la ayuda de un equipo multidisciplinario.

Gavidia precisó que disponen de 39 CTS en el ámbito nacional, de los cuales siete están ubicados en Caracas. En la actualidad, la misión atiende a unas 5.000 personas.

Tienen pautado comenzar este mes con un cronograma de captación especial nocturna en Caracas una vez a la semana y otra semanal pero de abordaje integral de día en alguna plaza. Además de fortalecer la captación en el interior del país y para ello requirió la colaboración de gobernadores y alcaldes.

Por lo pronto, este mes estiman reactivar el número telefónico 0800 HIPÓLITA (44765482), para informar a la misión sobre la existencia de ciudadanos en situación de calle.

Gavidia señaló que es vital mejorar el triaje en el interior del país. En este triaje se les hace exámenes médicos, los asean y se les realiza un diagnóstico preliminar. Luego, se reubican en los centros según su cuadro.

Otro propósito para esta nueva etapa de la misión es la creación de las casas de paso, “para los ciudadanos que se recuperan y no tienen casa, que éste sea un lugar donde vivir temporalmente mientras reúnen dinero y puedan alquilar una habitación”, dijo.

Saber y trabajo

Gavidia comentó que la Misión Saber y Trabajo se incorporará a las CTS con el objeto de llevar mejor formación a los ciudadanos en atención y así coadyuvar a su proceso terapéutico y reinsersión laboral.

Sobre la incorporación de quienes han salido de su rehablitación, Gavidia expresa: “Es un compromiso y lo asumo de manera pasonal y espiritual” y hace especial mención del colectivo de Ciudadanas y Ciudadanos de la Nueva Vida, que surgió el 7 de octubre de 2011 y está integrado por egresados de la misión y de otros planes del Sistema Público Nacional para el Tratamiento de Adicciones.

“Esos compatriotas que tienen alguna habilidad van a comenzar a trabajar en planes como mantenimiento (plomería, pintura, etc) de las CTS de la misión y en diversos servicios, mientras que a otros los vamos a formar en otras áreas”, puntualizó.

Esta idea la recibe con beneplácito Juan Manuel Gómez Burguillo, de 33 años, quien tiene habilidades para trabajar en la construcción y colocar cerámica. Egresó de la CTS Okaima, de la parroquia El Junquito, estado Vargas, en 2004 y actualmente es miembro del referido colectivo por Caucagua, estado Miranda.

Este ciudadano puso en práctica el dicho muy mentado los 31 de diciembre: “Año nuevo, vida nueva”, porque fue el último día de 2002 cuando llegó a la misión dispuesto a superar sus adicciones que arrastraba desde los 13 años y a comenzar una vida nueva.

“Me encontraba en la redoma de Petare, -municipio Sucre, estado Miranda- en condiciones casi de indigencia. Unos muchachos me golpearon con un palo en la cabeza y no quise morir en la calle tirado. Quería vivir. Entonces, cerca de la estación del Metro pedí dinero a un señor para poder irme a un centro y casualmente esa persona era trabajador de Negra Hipólita. Fue un ángel que llegó a mí y me llevó al centro Okaima de la misión“, donde Juan Manuel conoció a su actual esposa, quien iba a ese lugar visitar a un primo que estaba en atención. Hoy tienen dos hijos, de tres y un año. La lucha es larga, pero vale la pena.

Tomada de: AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.