Noticias

27.Dic.2013 / 09:02 am / Haga un comentario

ManuelitaUna ofrenda floral fue colocada ante los restos simbólicos de la heroína Manuela Sáenz en el Panteón Nacional, Caracas, por parte de las autoridades del Instituto Nacional de la Mujer (Inamujer) y del Ministerio para la Mujer e Igualdad de Género, en ocasión de los 216 años del natalicio de la heroína latinoamericana nacida en Quito, Ecuador, el 27 de diciembre de 1797.

La ceremonia estuvo presidida por la directora del Inamujer, Laura Franco, y por el Despacho para la Mujer estuvo presente la viceministra para la Participación Protagónica y Formación Socialista con Visión de Género, Rebeca Madriz.

“El ejemplo de Manuela Sáenz debe ser abrazado como ideal de lucha y modelo a seguir por las mujeres latinoamericanas, bolivarianas”, expresó Madriz a propósito de la conmemoración del natalicio.

Recalcó que el espíritu feminista del líder eterno de la revolución, Hugo Chávez quien reivindicó la memoria de la heroína y reconoció su valía y dignidad.

“Manuela Sáenz es nuestra colibertadora, autora fundamental de nuestra gesta independentista”, añadió por su parte Laura Franco, quien junto a las autoridades realizaron igualmente una ofrenda ante los restos del Libertador Simón Bolívar.

El 5 de julio de 2010, en el Panteón Nacional, Caracas, el comandante supremo, Hugo Chávez, y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, depositaron en un sarcófago los restos simbólicos de Manuela Sáez junto al altar principal donde reposaban los del Libertador Simón Bolívar.

El líder eterno de la Revolución Bolivariana otorgó a la memoria histórica de Manuela Sáenz el grado de Generala del Ejército Bolivariano.

A muy temprana edad, la madre de Manuela y ella apoyaron las rebeliones populares a favor de la independencia. Manuela se transforma en una activista insurgente en contra del virrey del Perú José de la Serna (autoridad española para 1820). En 1822 la condecoran por sus servicios a favor de la independencia con la distinción de Caballeresa del Sol.

Ese mismo año conoció en Quito al que fue su gran amor: el Libertador Simón Bolívar. Participó en acciones de combate para reducir un motín de la Plaza de Quito y en la campaña del Perú, comandada por Bolívar, Manuela estaba casi siempre cerca del Libertador.

Entre finales de 1826 y principios de 1827 es apresada y desterrada de Lima, Perú. En 1828, al estar con Bolívar en el palacio de gobierno de Bogotá, Colombia, intentan asesinar al Libertador, pero Sáenz lo salva al sugerirle que escape por una ventana. Es a partir de ese mismo año que Bolívar la nombra La Libertadora del Libertador.

Después de la muerte del Libertador en 1830, Manuela fue expulsada de Bogotá y se fue al exilio para terminar viviendo en la localidad de Paita, Perú, donde murió el 23 de noviembre de 1856.

Tomada de: AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.