Noticias

8.Jul.2013 / 05:19 pm / Haga un comentario

2_149

Solo la Revolución pone fin a las injusticias. El Comandante Chávez sabía eso y por ello lo materializó con las Misiones Bolivarianas. Uno de esos programas de ayuda social para los pobres de Venezuela y de Latinoamérica nació el 8 de julio de 2004 bajo el nombre de Misión Milagro.

Vistas, sol y esperanza es lo que devuelve la Misión Milagro, el propósito es ayudar a personas con bajos recursos para que puedan resolver problemas oculares. La medida fue parte del Plan de Integración de América Latina y se incorporó dentro de los programas como la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) para ayudar a pacientes de otros pueblos.

Mediante la Misión Milagro se han intervenido personas de El Salvador, Guatemala, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Venezuela, Bolivia, Argentina y República Dominicana. El promedio de los pacientes que atiende dicha misión es 98% de venezolanos y 2% de extranjeros que participan en jornadas de captación para ser operados de sus patologías visuales en los centros asistenciales el Sistema Público Nacional de Salud de Venezuela o en La Habana.

5

Camilo Cienfuegos: la esperanza en un hospital

En el año 2011 la señora Raquel se decidió: introdujo los papeles en Miraflores para solicitar la inscripción de su sobrina, Johana Karina, en la Misión Milagro. Luego de entregar una carta dirigida al Comandante Chávez y los exámenes médicos pertinentes, Raquel y Johana Karina viajaron a Cuba.

Johana Karina y Raquel se montaron en un avión con 20 personas más y volaron hasta La Habana, estaban nerviosas pero esperanzadas y así llegaron al Hospital Camilo Cienfuegos. Dos años después del tratamiento que le aplicaron a Johana la señora Raquel lo recuerda: “No la operaron porque la llevamos muy tarde. Ella tiene retinosis pigmentaria y ya no se podía recuperar la vista”.

La retinosis pigmentaria es una enfermedad que produce una disminución lenta y progresiva de la agudeza visual. A pesar del diagnóstico de los médicos, Johana Karina se quedó un mes en Cuba, tiempo durante el cual le aplicaron un tratamiento que incluía oxigenación de la sangre y masajes oculares.

La señora Raquel no duda en calificar la atención del personal cubano como buenísima y dice que a pesar dela falta de costumbre de la sazón cubana, la comida era excelente. “Los médicos, las enfermeras y todo el personal fueron muy amables. A pesar de que no es el mismo menú que en Venezuela, me gustó la comida. Al tercer día de haber llegado me pidieron mi opinión sobre lo que quería comer y me lo hicieron. La atención es buenísima”, dice Raquel.

A pesar de que las esperanzas de que Johana recuperara la visión eran casi nulas, la señora Raquel, de 51 años, regresó a Venezuela contenta. En Cuba conoció La Habana vieja, semanalmente participaba en paseos y podía salir a recorrer la ciudad. “Los médicos dan permiso de visitas, eso sí son estrictos con los horarios de comida. Yo cuantas veces quise fui a la Habana vieja, no podía ir más lejos por mi sobrina”, cuenta Raquel.

1_110

La fuerza de la ternura

Camila Vergara es una joven chilena beneficiaria de Misión Milagro. Un día se encontró con el presidente Chávez en la universidad de ARCIS en Chile y el abrazó de él la dejó perpleja. Sintió que recuperaba las esperanzas de luchar por ella misma. Camila tuvo un accidente en el colegio que le hizo perder 90% de la visión de un ojo y paulatinamente la del otro ojo, gracias a una operación de la Misión Milagro ella recuperó la visión: “Quiero ser médico para poder ayudar igual como a mí me ayudaron”, afirma la joven.

Camila nunca dejará de agradecer al Comandante Chávez la creación de la Misión Milagro: “Gracias por devolverme la fuerza de seguir luchando y seguir soñando por un mundo mejor. El Che decía que había que endurecerse para luchar, pero sin nunca perder la ternura. Cuando usted me abrazó, Comandante Chávez sentí que con su ternura comencé a luchar”.

La universidad de ARCIS mantiene convenios con Venezuela a través de Fundayacucho. Camila forma parte de las juventudes comunistas que luchan por la no exclusión.

3_40

Lo que viene de MM

Este 2013 la Misión Milagro entró en una etapa de relanzamiento que contempla la dotación de insumos y equipos, la creación de políticas preventivas, talleres de tallado de cristales y lentes y la formación de oftalmólogos y optometristas en Venezuela.

Hasta 2012 un total de un millón y medio de pacientes habían recuperado la visión gracias al programa social. Según Manuel Pacheco, coordinador nacional e internacional de la Misión Milagro, antes de la puesta en marcha de la misión, en Venezuela se operaba un promedio de 5 mil pacientes por año. “Actualmente ese es el promedio de intervenciones por semana. Esto gracias al apoyo de oftalmólogos y a la integración de los centros de salud públicos del país a la misión”, añade Pacheco.

Tomado de: YVKE Mundial

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.