Noticias

10.Ago.2013 / 04:48 pm / Haga un comentario

Sinfónica-Nacional-Infantil

Luego de tanta espera, finalmente, la cuna de Mozart bailará al ritmo del mambo con el concierto que ofrecerá hoy la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela (SNIV), en la Sala Felsenreitschule, de la ciudad de Salzburgo.

Las largas horas de ensayo y preparación que durante semanas tuvieron estos pequeños verán sus frutos en esta gala que promete dejar sin aliento a las espectadoras y los espectadores.

El experimentado director inglés Simon Rattle y el joven venezolano Jesús Parra alzarán sus batutas en este mágico escenario -que evoca a los templos griegos- para guiar a los músicos, quienes por primera vez se presentan en el Festival de Salzburgo.

Las 207 niñas, niños y adolescentes que integran la SNIV tendrán sobre sus hombros las responsabilidad de deleitar a este exigente  público con un repertorio compuesto por la Sinfonía N°1, de Gustav Mahler; la Obertura Cubana, de George Gershwin y  la Suite del Ballet “La Estancia” Op.8, de Alberto Ginastera.

Además, la sinfónica sorprenderá al público con la interpretación de la obra Mambo, de Leonard Bernstein.

EMOCIONES ENCONTRADAS

Horas previas al concierto las chamas y los chamos de la sinfónica ensayaron, junto a sus directores y bajo la mirada atenta del maestro José Antonio Abreu, las obras que interpretarán en las presentaciones de hoy y mañana.

Parra fue el primero que se conectó con las muchachas y los muchachos en el ensayo. Con su energía en alto y la timidez propia de un novato, el joven elevó su varita para evaluar como estaba el nivel musical del grupo.

La tensión reinaba en el lugar y no es para menos; con tamaño compromiso, cualquier músico, hasta el más experimentado estuviera nervioso. Sin embargo, esta presión bajaba cada vez que Parra alentaba a los chicos con un “muy bien”.

Después del encuentro con Parra, Rattle subió al podio, con el ímpetu que lo caracteriza, para realizar ciertas acotaciones a la agrupación.

“Toquen fuerte, hasta allá arriba, hasta la estrellas”, les dijo el también director de la Filarmónica de Berlín a los músicos, después de indicarles que la sala de Felsenreitschule no es pequeña como la de Kuehl, residencia donde se hospedan y también ensayan.

Los chamos sonrientes acataron sus indicaciones al pie de la letra y el resultado fue tal que el maestro Abreu se levantó de su asiento para aplaudir lo impecable y acoplada que se escuchó la sinfónica con la interpretación de la Sinfonía N°1, de Mahler.

SIN MIEDO

Como en todo ensayo, llegó el receso, en esta oportunidad solo por 15 minutos. Este fue el momento ideal en que el Correo del Orinoco conversó con la concertina María Victoria Chirinos, para conocer su experiencia junto a Rattle.

“Me siento bien con él. Hablar con Rattle me inspira y me da ánimos de seguir tocando. No le tengo miedo”, afirmó Chirinos, mientras acariciaba su violín.

Por su parte, Marcelo González, chelista, manifestó que se siente “muy contento” por estar en Salzburgo. “Nos hemos esforzado mucho para estos conciertos”, sostuvo.

La Sinfónica Nacional Infantil está integrada por niñas, niños y adolescentes entre 8 y 13 años de edad. La agrupación además de estar compuesta por músicos de todo el territorio nacional cuenta con la presencia de pequeños pertenecientes a los núcleos fronterizos con Colombia y Brasil.

La SNIV será encargada de cerrar la residencia de el Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela en Salzburgo, tierra del gran compositor  Wolfgang Amadeus Mozart.

Tomado de: Correo del Orinoco

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.