Noticias

16.Jul.2013 / 09:51 pm / Haga un comentario

Jose-Vicente-Rangel

Comenté en su oportunidad el impacto que me produjo la versión novelada de Javier Cercas sobre el golpe fascista de Antonio Tejero en España, Anatomía de un instante. Instante que resume el proceso, gestado por civiles y militares, en contra de la democracia española. Por estos días releí el libro con motivo de la situación en Venezuela y opté por asumir, parcialmente, el título para esta columna. El episodio estuvo a punto de desencadenar una tragedia. Fue producto de la trama urdida por poderosos factores de poder a base de engaño, simulando defender la Constitución y promoviendo el odio contra cualquier expresión democrática. El parecido con lo que sucede en Venezuela es evidente. Empezando por el disimulo. Afirmar, una y otra vez, que se transita la vía constitucional; que en los planes de la oposición no está derrocar el gobierno de Maduro, es el mismo cuento de la aventura de Tejero, y de hace 11 años cuando la arremetida contra el gobierno legítimo de Chávez, recurriendo a un lenguaje ambiguo que disfrazaba la verdadera intención. Ahora, el país está ante la misma situación, ya que en el fondo se trata de una oposición reincidente, movida por un revanchismo irracional. Su coartada consiste en mostrarse como una oposición respetuosa de la legalidad mientras, por debajo de cuerda, mina el terreno. Y la razón reside en que, lamentablemente, la venezolana es una oposición forajida. Que actúa con nocturnidad y escalamiento.

Lo digo cuantas veces sea necesario. Tengo el deber de informar al país. Mi experiencia entre los años del oprobio 2002/2003-, de subversión tanto abierta como solapada, me lleva a recomendar que no hay que bajar la guardia. A alertar la calle por cualquier canal, apelando a la movilización, a la denuncia y al poder legal del Estado. Para advertir sobre lo que la oposición planifica y al mismo tiempo niega. Porque en esa conducta doble, de estar y no estar en el golpe, de estimular la subversión y, simultáneamente, tomar distancia de ella en un escenario velado por la falsedad, está el peligro. El huevo de la serpiente. Igual fue en los días que precedieron el 11-A y, con posterioridad, cuando el golpe petrolero acompañado de terrorismo, guarimba y plaza Altamira- ¿Acaso no hay memoria histórica? ¿Es que el recuerdo no cuenta cuando se trata de los mismos personajes que condujeron a Venezuela al borde del abismo; que secuestraron un presidente, violaron la Constitución, borraron los Poderes Públicos y provocaron la muerte de centenares de compatriotas? ¿Hay que olvidar la participación de la Misión Militar de EEUU en los acontecimientos y echarle paletadas de tierra a todo cuanto pasó, permitiendo que lo que la derecha prepara pase desapercibido?

Lo afirmo con plena responsabilidad: se gesta un golpe contra el orden constitucional. Esta rotunda afirmación se sustenta en la experiencia acumulada y en informaciones provenientes de fuentes confiables. Toda la alharaca en torno a la “ilegitimidad” de Maduro; la forma como se aborda el tema de la FANB para despertar reacciones en su seno que conduzcan a un levantamiento militar; la descalificación de las instituciones, la campaña contra el sufragio y el ente rector; la desaforada explotación de conflictos sociales; la grotesca manipulación de la situación universitaria, se inscribe en una hoja de ruta confeccionada al detalle, en la cual la conexión internacional es básica.

¿Qué les queda por hacer a los golpistas? En términos criollos, tirar la parada. Actuar. Hubo muchos intentos frustrados entre el 11-A y el presente. Ahora, la modalidad consiste en conectar la subversión a los procesos electorales. La última experiencia la vivimos el 14-A. La reacción ante el triunfo de Maduro lo confirma. En el mensaje subversivo de Capriles la noche en que el CNE proclamó al aspirante chavista, está la clave. Desató la violencia que cobró la vida de 11 venezolanos y 70 heridos. Horas después, Maduro abortó el golpe en marcha, inscrito en el esquema abrileño, al prohibir la marcha convocada por el candidato derrotado. Pero la serpiente sigue con vida y, día tras día, crece la amenaza. Grabaciones delatoras y llamados a resolver la situación con ocasión de los comicios municipales de diciembre, confirman que la conspiración no cesa en su empeño por retornar al pasado que, en el fondo, es lo que está planteado.

José Vicente Rangel
jvrangelv@yahoo.es

Tomado de: Últimas Noticias

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.