Noticias

26.Dic.2013 / 04:13 pm / Haga un comentario

AlcasaDespués de estar al borde de la quiebra durante la Cuarta República, la empresa estatal Aluminios del Caroní (Alcasa), ubicada en Ciudad Guayana, municipio Caroní del estado Bolívar, se convertirá en 2015 en la primera industria transformadora de aluminio de Venezuela gracias a los grandes proyectos que ejecuta el Gobierno Nacional.

Hoy esta empresa básica, pionera en la producción de aluminio primario en el país, se levanta de las ruinas, cual ave fénix. Ángel Marcano, titular de la estatal y testigo de excepción del proceso de desarrollo de la compañía durante más de 30 años, recuerda que antes “lo único que importaba era exportar la materia prima, mientras la planta estaba sumergida en el colapso por la falta de adecuación tecnológica. En socialismo se acabó con esa errada política cuartorepublicana, ya que prevalece es el desarrollo nacional, nuestra soberanía productiva”.

En conversación con el Correo del Orinoco, resaltó que el norte de la industria es producir aluminio de alta calidad y transformarlo en productos destinados para la potenciación de la nación. ”Nuestro reto es potenciar a Venezuela. Ese siempre fue el objetivo que persiguió el Comandante eterno. La prioridad es transformar nuestros recursos naturales y crear proyectos aguas abajo”, remató.

LA PLANTA SE MODERNIZA

-¿Qué rostro muestra actualmente Alcasa a escala nacional e internacional?

– Alcasa es referencia de lo que se puede recuperar. En este momento tenemos 65% de progreso en los proyectos de gran envergadura que se adelantan en la factoría con una inversión millonaria. Todos estarán culminados a finales del año 2015.

Con el proyecto bolivariano la planta se moderniza y se amplia con equipos de alta tecnología y piezas procedentes de la República Popular China. La fabricación de los nuevos equipos y del proceso de modernización de las plantas de reducción, fundición y laminado de esta factoría tutelada por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) se ejecuta con un monto global de 403 millones de dólares a través del Fondo de Gran Volumen China Venezuela, para la adecuación tecnológica que permitirá diversificar la producción de aluminio.

Con estos cuantiosos recursos también se construyó la moderna y nueva planta extrusora. La inversión fue de 55 millones de dólares. Su producción es destinada a la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) y al sector transformador nacional.

“En 2012 el presidente Hugo Chávez Frías aprobó estos recursos para Alcasa y desde allí comenzó su indetenible rescate, que es trascendental para la patria y el pueblo. La participación de la masa laboral ha sido fundamental”, apuntó el servidor público, al tiempo que destacó que los convenios suscritos entre los gobiernos de Venezuela y China han sido estratégicos para el apalancamiento de la reductora de aluminio.

La repotenciación de la compañía es posible gracias a la Revolución y a los proyectos urgentes planteados por la clase trabajadora en las mesas de trabajo del Plan Guayana Socialista 2009-2019, ”política que ha garantizado el fortalecimiento, a paso de gigante, de las industrias básicas productoras de acero, hierro y aluminio” asentadas en la región Guayana.”Alcasa tenía más de 28 años que no renovaba su parque automotor. En el caso de los equipos móviles se pagaban enormes sumas de dinero en alquileres, en detrimento de nuestro flujo de caja”, destacó durante el recorrido por la planta.

El Estado venezolano también ha destinado 90.4 millones de dólares para garantizar el sostenimiento de la industria, así como 35 millones de dólares para la adquisición de materia prima para el proceso productivo, y 800 millones de bolívares para el pago de nómina, en función de cumplir con las 4.058 trabajadoras y trabajadores de Alcasa: ”Todas y todos estamos luchando unidos por la recuperación financiera y operativa”.

Tomada de: Correo del Orinoco

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.