Noticias

25.Abr.2014 / 11:07 pm / Haga un comentario

canaimitas

El esfuerzo y trabajo colectivo de 290 trabajadores de Industria Canaima cumple este viernes el logro de haber ensamblado un millón de computadoras portátiles para los niños, niñas y adolescentes del país.

Estas computadoras son el eje central del Proyecto Educativo Canaima, creado por el comandante Hugo Chávez en 2009 para dotar de herramientas tecnológicas a los niños de las escuelas y a los adolescentes en los liceos.

Ya 3.3 millones de estudiantes tienen en sus manos estas mini computadoras conocidas como Canaimitas. De esas, un millón se ensambló en Venezuela por la Industria Canaima, cuyos trabajadores fueron formados en la Gran Misión Saber y Trabajo.

Peggi Gamboa, quien lleva en la industria un año, destacó que el principal objetivo de su trabajo es apoyar la educación que se imparte en el país. Recuerda que el proyecto “fue la niña de los ojos” del comandante Chávez, ahora continuado por el Presidente Nicolás Maduro.

Explicó que el proceso para armar las computadoras comienza en el almacén, donde se asignan las partes y piezas; luego se arma la Canaima, se prende, se actualiza fecha y hora para pasar al verificador y así estar seguros de que el equipo está en buenas condiciones. Se lleva al registro final donde se le asigna un código a la caja y a la computadora antes de embalarla.

El ensamblaje de las computadoras en Venezuela logró en el año 2011 una producción de 50.257 equipos; para 2012 se incrementó en 170.688; en 2013 fue de 587.090 y en lo que va de este año se han producido 196.488, lo que suma un total de 1.004.523 computadoras portátiles ensambladas en los espacios de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda en La Carlota, este de Caracas.

“El trabajo no es en vano”

A la celebración de los trabajadores se suman también estudiantes, consultados sobre el proyecto que los dota de computadoras.

Hilary Cadenas, estudiante de 1º año de la Unidad Educativa Nacional Liceo Bolivariano Perú de Lacroix, ubicada en Lídice, Caracas, destacó que lo mejor del proyecto es que brinda apoyo a los niños más pobres para hacer sus tareas. En su caso, el computador le facilita sus investigaciones “y me entretiene. A esos trabajadores le decimos: ¡Muchas gracias!”.

Dixon Díaz, estudiante de 2º año en el mismo liceo, manifestó: “El trabajo no es en vano. Hacen lo mejor”, dijo en referencia a los trabajadores.

Con información de AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.